El agente que intervenía en una actuación por un supuesto caso de violencia de género fue agredido por el agresor y presunto autor de los hechos y ahora AUGC, tras ejercer la acusación particular en representación del agente agredido, ha logrado que deba ser indemnizado con la cantidad de 4600 euros en concepto de responsabilidad civil por las lesiones sufridas

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles en Alicante se quiere dar a conocer una nueva sentencia lograda en los tribunales por sus servicios jurídicos en favor de un agente de la Guardia Civil.

Los hechos ocurrieron en junio de 2023 cuando una patrulla de la Guardia Civil y acudía junto con una patrulla de la Policía Local de Polop a un aviso por un supuesto delito de violencia de género, una vez en el lugar de los hechos, el presunto autor impidió que los agentes se entrevistasen con la víctima, negándose en todo momento a identificarse, mostrando sus genitales y faltando el respeto a los agentes, abalanzándose contra uno de los guardias civiles produciéndole arañazos en diversas partes de la cara e introduciéndole un dedo en el ojo, actuando en todo momento con idea de menoscabar la integridad física ajena y el principio de autoridad.

Como consecuencia de los hechos, uno de los guardias civiles intervinientes sufrió lesiones de importancia que requirieron para su cura tratamiento médico, farmacológico, ortopédico y rehabilitación impidiéndole realizar con normalidad sus funciones habituales como agente de la autoridad durante varios días, así como secuelas de movilidad en una de sus manos.

El guardia civil lesionado y afiliado a AUGC solicitó los servicios jurídicos de esta Asociación, siendo representado por el letrado Alberto Manuel Mollá Díez para ejercer la acusación particular contra el acusado que, al margen de las actuaciones llevadas a cabo referentes al presunto delito de violencia de género del que entiende otro Juzgado, ha sido ahora condenado por el Magistrado Juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Villajoyosa , por un delito contra el orden público, atentado a la pena de cuatro meses de prisión y de inhabilitación para el ejercicio del sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como por un delito de lesiones y a indemnizar al agente agredido en concepto de responsabilidad civil subsidiaria con la cantidad de 4600 euros además del pago de las costas procesales.

Desde AUGC de Alicante, declaran alegrarse por que el agente no haya acabado con lesiones más graves o irreversibles a causa de la agresión sufrida, y se ven obligados a volver a solicitar al Ministro de Interior y al resto de los responsables políticos que los miembros de la Guardia Civil deben ser considerados, al igual que las policías autonómicas, como grupo de riesgo y que deben realizar las modificaciones pertinentes en el código penal para que este tipo de delitos tengan un endurecimiento de las penas para reforzar el principio de autoridad, así como continuamos insistiendo en solicitar a las autoridades judiciales que sigan aplicando el máximo rigor penal y sancionador posible en este tipo de hechos.

Fuente: AUGC