La actuación, que durará seis meses, propiciará que se generen menos olores y purgar de forma más continuada

El Ayuntamiento de Benidorm, a través de la Junta de Gobierno Local, ha aprobado la ejecución de un proyecto de mejora y adecuación del bombeo de fangos primarios de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), una mejora necesaria debido a las deficiencias que presentaba la línea de fangos de la instalación a causa de su antigüedad, diseño y dimensionamiento.
El proyecto se incluye en la Mejora número 9 que figuraba en las mejoras a implantar en el servicio cuando este fue adjudicado.
Según se recoge en el informe técnico, la EDAR de Benidorm dispone de cinco decantadores primarios, dos de los cuales están en la Línea 2. La función de estos decantadores es la de sedimentar toda materia susceptible de hacerlo antes del tratamiento biológico, un proceso que permite obtener una reducción de la carga que se aporta al tratamiento biológico y, por lo tanto, una reducción del requerimiento de oxígeno en el mismo y, en consecuencia, del suministro de energía.
Sucede que el fango que se produce en estos decantadores es evacuado a través de tres antiguas bombas poco aptas para el trasiego de fangos, según explicaba el concejal del Ciclo del Agua, José Ramón González de Zárate, “motivo por el cual presentaban numerosos atascos y averías”. La principal consecuencia de ello es que “el caudal de purga de los fangos primarios era insuficiente durante varios meses al año”.
La mejora que se va a ejecutar consiste en la sustitución de las bombas sumergibles del bombeo de fangos primarios de la Línea 2 por tres bombas helicoidales “específicas para el tratamiento de fangos”. La instalación de las nuevas bombas requerirá reacondicionar la cámara húmeda del bombeo como cámara de bombas en seco, así como el sistema de válvulas y la calderería.
También se ha previsto la instalación de tres variadores de frecuencia que permitirán reducir el caudal de bombeo y alargar los tiempos de purga, con lo que se generarán menos olores por el menor tiempo de residencia del fango en el decantador. En resumen, según ha detallado González de Zárate, “lo que conseguimos es que haya menos olores y purgar la misma cantidad pero de forma más continuada, lo que al mismo tiempo conlleva un mejor rendimiento del equipo de tamizado de fangos”.

La duración prevista de estos trabajos es de seis meses y la inversión prevista para su ejecución es de 33.500,86 euros, contando ya en este tiempo los plazos de entrega de los materiales.