El Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, con la colaboración científica de la Universidad de Alicante, ha iniciado los trabajos de excavación, restauración y revalorización de parte de los restos encontrados en el sector V del yacimiento de la Villa Romana de l’Albir, para su incorporación al área visitable del Museo.

Una inversión de 242.000 euros, incluida en el Plan Provincial de la Diputación Provincial de Alicante, que aporta 217.000 euros , y cuyo plazo de ejecución estimado es de cuatro meses y medio.

Lo más destacable del proyecto, el apoyo recibido desde el primer momento por parte de todas las administraciones: local, provincial y autonómica, a la gestión y puesta en valor del patrimonio.

PUEDES VER LA RETRANSMISIÓN EN DIRECTO CON LAS DECLARACIONES DEL ALCALDE VICENTE ARQUES Y LA ARQUEÓLOGA CAROLINA FRÍAS👇👇👇


“El nuevo proyecto da continuidad a la estrategia territorial puesta en marcha en 2011 por el equipo de Gobierno de l’Alfàs”, destacaba esta mañana el alcalde, Vicente Arques, en el acto de presentación del mismo a los medios, junto al concejal de Patrimonio, Manuel Casado, y la arqueóloga municipal y directora del Museo Villa Romana de l’Albir, Carolina Frías, una actuación resumida “como un paso más dentro del Plan de Recuperación, Conservación y Difusión de nuestro patrimonio, para diversificar la oferta turística del municipio”.
Un proyecto de ampliación del Museo ya en marcha, centrado en los trabajos de excavación de los restos arquitectónicos detectados en el sector V del yacimiento, que se podrían identificar inicialmente con un torcularium para la elaboración de aceite en las villas romanas. La restauración de la almazara del Captivador del siglo XVIII-XIX, incorporándola al Museo, así como la ejecución de las actuaciones necesarias para la protección de los elementos rehabilitados, como son la cubierta textil proyectada o la red de drenaje, y finalmente la habilitación del espacio para la incorporación de dichos elementos restaurados al ámbito musealizado de la Villa Romana de l’Albir, lo que conlleva la disposición de pasarelas, rampas, paneles didácticos o virtualización del recurso, en definitiva todo lo necesario para permitir la estancia del público visitante.

PUBLICIDAD

Centro de referencia nacional.                           El Museo de la Villa Romana de l’Albir se consolida como centro de referencia, a nivel nacional, en la aplicación de recursos tecnológicos en la interpretación y la valorización turística del patrimonio cultural, y así lo ha destacado una vez más Arques en sus declaraciones a los medios esta mañana. Una estrategia de trabajo, ha querido recordar, que se remonta a 2008, cuando el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi y la Universidad de Alicante iniciaron el proyecto de excavación, recuperación y consolidación de la Villa Romana de l’Albir, que se encontraba abandonada, convertida en la actualidad en uno de los enclaves turísticos más importantes del municipio, a nivel provincial y autonómico, y por ello se acomete en estos momentos la ampliación de la zona visitable.
Ha comenzado ahora la excavación, pero es entre marzo y junio de 2022, explica la arqueóloga municipal y directora del Museo, Carolina Frías, cuando se llevó a cabo un sondeo mecánico en el extremo más oriental de la parcela arqueológica de la Villa Romana de l’Albir, parte del yacimiento conocida como el Sector V, encontrándose los restos arqueológicos de una superficie de mortero de cal, lo que se interpreta como la base de un torcularium, hipótesis apoyada por la localización, en campañas anteriores, de un contrapeso y del area de una prensa de aceite, además de fragmentos de dolia que podrían estar destinados al almacenaje del aceite. Una estructura situada al este del patio y de las termas, que formaría parte de la pars rustica del asentamiento.

Este tipo de instalaciones industriales, explica Carolina Frías, indican el carácter comercial de la actividad agrícola desarrollada en la villa de l’Albir, por lo que su excavación resulta fundamental para el análisis económico y comercial del ager de la ciudad romana de Allon (la Vila Joiosa) al que pertenecía el yacimiento.
Desde el hallazgo de estos restos la concejalía de Patrimonio de l’Alfàs viene trabajando para su incorporación al área visitable del Museo, como ha querido señalar el concejal titular Manuel Casado, quien ha hecho hincapié en la puesta en valor de los restos arqueológicos encontrados como algo imprescindible para la correcta interpretación y comprensión del yacimiento. Las villas de época romana tenían una finalidad eminentemente productiva, y este aspecto, hasta la fecha, no se tenía evidencia material en el recorrido abierto al público porque no se habían localizado restos inmuebles susceptibles de ser musealizados.

PUBLICIDAD

 

“Con el proyecto de excavación y puesta en valor del Sector V pretendemos dar a conocer el desarrollo histórico de la Villa Romana de l’Albir, determinando sus fases constructivas y sus características arquitectónicas” señala el concejal alfasino, integrando así el yacimiento en la línea de investigación encabezada por el profesor Jaime Molina Vidal que ha trabajado en otros
asentamientos rurales como la Villa de Rufio (Giano dell’Umbria, Italia), el Clot de Galvany (Elche) o Picola (Santa Pola). “Ademas de conservar los restos del yacimiento de l’Albir de forma adecuada, y detener el proceso de degradación” de manera que se van a ejecutar las actuaciones necesarias para conseguir la musealización del yacimiento, aplicando criterios de accesibilidad inclusiva y universal al patrimonio.
Centro Azul para el Museo al Aire Libre Villa Romana de l’Albir desde 2021
En 1979 unas obras próximas a la playa de l’Albir sacaron a la luz los restos óseos de un enterramiento de época romana. Durante los años ochenta y noventa del siglo XX las excavaciones arqueológicas descubrieron un yacimiento de una gran riqueza patrimonial y científica formado por una extensa necrópolis, un mausoleo y una villa.

PUBLICIDAD

Todo el conjunto se ha datado entre los siglos IV a VII d.C. En 2008 el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, en colaboración con la Universidad de Alicante, retomó los trabajos arqueológicos con el fin de recuperar uno de los yacimientos más significativos de la provincia de Alicante, convirtiéndose en el primer Museo al Aire Libre de la Comunidad Valenciana, inaugurado en marzo de 2011.