Este es una de las iniciativas que forma parte del proyecto de adaptación de las áreas de ocio públicas con el fin de garantizar la inclusión social de los ciudadanos.

 

Los operarios de la concejalía de Escena Urbana han instalado en el parque infantil de la zona del Gasparot un perímetro de seguridad alrededor de este recinto público con el objetivo de que niños y niñas que padecen el trastorno del espectro autista puedan jugar con total seguridad y tranquilidad.
El proyecto de adaptación de los parques infantiles está impulsado por las concejalías de Escena Urbana; Bienestar Social, Igualdad y Sanidad; y de Seguridad Ciudadana con el fin de mejorar el bienestar y la calidad de vida de los niños y niñas del municipio, así como de garantizar su seguridad en las zonas recreativas públicas y ofrecer la máxima tranquilidad a sus ciudadanos.

PUBLICIDAD

En el caso del parque infantil del Gasparot, se ha instalado una valla protectora que permite limitar la zona de juegos con el fin de garantizar el control de sus usuarios.

 

 

 

La concejal de Servicios Sociales e Igualdad, Maite Sánchez, afirma que “nuestro objetivo es conseguir que los parques infantiles sean lugares acogedores y seguros para todos los niños y niñas, donde puedan disfrutar del juego y de la interacción, independientemente de sus necesidades, por lo que seguimos valorando las posibilidades de cada parque infantil del municipio para mejorar la experiencia de estos niños y garantizarles seguridad y tranquilidad a sus familias”.